Nada es perfecto

Voy a empezar por el final.
 

Este blog está dedicado a que (no solo yo) hablemos de diseño.

No tanto a nivel técnico, que ya hay mucha gente que lo hace y muy bien, si no a nivel personal, experimental si queréis. ¿Cómo nos influye el diseño?, ¿Qué nos transmite una u otra cosa a través de su diseño?. ¿Me afecta en algo?, ¿Qué podría mejorar?

La lista de preguntas lanzadas al aire podría continuar, pero mejor empezar a ir contestándolas poco a poco y dejar que se sigan formulando solas.

Insisto, este blog es personal, sí, es una reflexión en alto, un cuaderno de bitácora del diseño, pero necesito vuestra ayuda, vuestra réplica, ya que es lo que ayudará a darle sentido y a lograr que crezcamos, personal y profesionalmente unos a través y gracias a los otros.

Nada es perfecto

Por eso diseño, porque es un camino que nunca se acaba, porque solo se puede perseguir por siempre aquello que nunca vas alcanzar. Imaginas que un día, así, sin esperarlo, haces un diseño perfecto, que te paraliza, que te deja loco. Pues felicidades.

¿Qué harías después después? Cómo afrontarás nuevos retos sabiendo que nunca volverás a hacer nada tan bien, que de ahí en adelante todo será peor…

Probablemente sería el principio de tu fin, porque, por definición, lo perfecto es aquello que está acabado.

Además, quién elige, dice o establece lo perfecto. No.

Nada está completo.

Y si algo lo estuviera, que no lo está, no merece la pena hablar de ello.

Todo se tiene que redescubrir, buscar nuevos usos, nuevos matices. Un color dice una cosa según el sitio en el que está, según qué otro color tiene al lado.

Nada está completo, todo está en camino, esperando a crecer, a transformarse, a mejorar.

Cualquier interacción con un objeto es una experiencia que deja rastro en él, que lo distingue de otros objetos a priori iguales, que lo singulariza.

Nada dura.

El más evidente de los tres conceptos. Nada dura, empezando por nosotros.

En diseño gráfico tampoco, hay fórmulas, hay técnicas recurrentes, hay aciertos seguros, determinada tipografía, determinado fondo o determinado contraste.

Pero nada dura del todo, lo que se repite pierde fuerza, originalidad, y entonces no dura igual.

Y por eso es otra de las virtudes que se pueden aplicar a nuestro diseño, siempre hay que intentar pensar en soluciones atemporales, imperecederas, pero somos esclavos de nuestro momento, de nuestro contexto y hay que entenderlo así, soluciones concretas para problemas concreto.

Algo verdaderamente bien diseñado, desde una cafetera de Diet Rams a un logotipo de Alberto Corazón serán bellos siempre, siempre estarán bien hechos, pero no durarán impermutables para lo que se hicieron y cómo se hicieron, y por eso son especiales.

Eso le da el valor, permite concentrar nuestra emoción en eso porque sabemos que no durará, como un orgasmo.

P.D: Aquellos que lo conozcáis os habréis dado cuenta que estos son los principios del Wabi-Sabi (Nada dura, nada está completo, nada es perfecto), concepto filosófico y artístico tradicional japonés y que poco a poco cada vez cala más en nuestra sociedad, y por su puesto en el diseño. He querido hacer una interpretación de estos principios, sin desligarme de la original, la cual influye de manera notable mi trabajo. Pero sin duda, os recomiendo que os atreváis a conocer más sobre este concepto tan trascendental.

Si quieres que hablemos de algo en particular que te interese, y formar parte de este proyecto tan especial,  o necesitas resolver alguna duda o  te puedo ayudar en la que sea que pueda, espero tu mensaje por aquí

Afiliados | PocoperoImporta  |  Trongotextil | CV | Quién soy | Aviso Legal