El potencial

Voy a cometer un crimen, escribiré este papel. Destruiré su pontencial.
 

Me gusta el espacio, el sitio, el hueco, la capacidad de las cosas.
Soy un amante del potencial. Potencial en el término estricto, es decir, me gusta aquello que NO ES, no se manifiesta o no existe pero tiene la posibilidad de ser, de manifestarse o de existir en un futuro.

Es excitante la idea del podría, del “si yo quisiera”, la idea del futuro como soporte de nuestro sueños. 

Me gusta por que es una apuesta, un riesgo, una decisión optimista, es un guiño a la imaginación, a la página en blanco, al todopoderoso lápiz y a su vez es una concesión con nosotros mismos.

No nos engañemos.

Todo es mejor antes de hacerse o terminarse, es decir, una vez terminado ahí está, se acabo el camino, llegamos a la meta, ya no hay un para qué.

Me da miedo una página en blanco, porque me reta, me encara, me dice sin decir, me invita a que la escriba, a que la rompa, a que la vulgarice. No siempre estoy preparado, es más, creo que nunca he estado preparado.

Solo se puede exigir, pedir o rogar qué aquel que se atreva a mancillar una hoja sea para incrementar su valor, para mejorar lo que allí antes había, que no era NADA con mayúsculas. Por qué NADA en algún momento puede ser todo. Esa es la responsabilidad.

Supongo que este tipo de reflexiones se las harán a menudo aquellas personas que se enfrentan diariamente a este difícil reto de aniquilar la mágia del podría, y si no deberían, aunque, a fin de cuentas nos ayuda a mejorar y a seguir aprendiendo, pues lo que te llevas es sólo lo que das.

Ya me entienden…

Si quieres que hablemos de algo en particular que te interese, y formar parte de este proyecto tan especial,  o necesitas resolver alguna duda o  te puedo ayudar en la que sea que pueda, espero tu mensaje por aquí

Afiliados | PocoperoImporta  |  Trongotextil | CV | Quién soy | Aviso Legal