No todo es de colores

Sobre el uso del color

Carrefour, azul. Más Móvil, amarillo, Vodafone, rojo. Movistar, azul. Amena, verde, Bankinter naranja, Ferrari, rojo, ING naranja. Llevaba ya unos años haciendo diseño gráfico por mi cuenta, cómo digo en mi presentación, todo tipo de trabajos, logos y portadas para grupos de música, carteles de ferias, equipos, heladerías, concursos… Y nunca me había dado cuenta, hasta que me metí a estudiar en serio el tema, del miedo que le tenía al color. Recuerdo un ejercicio final de uno de los cuatrimestres en el que teníamos que hacer una revista, un libro y un díptico dedicado al color, a la teoría del color.

 

Al principio me encantó la idea porque no le había prestado yo suficiente atención a estp, seguramente menos de la que merecía y creí que iba a ser una oportunidad excelente para empaparme del tema.

 

Comencé a estudiar la composición del color, su significado a lo largo de la historia de la humanidad, la psicología del color, ya sabéis, el blanco transmite pureza e inocencia, el morado sabiduría y misterio, el azul relaja, el rojo aumenta la tensión y el ritmo cardiáco…también tratamos temas más técnicos como la creación del color, los diferentes sistema de expresión (LAb, RGB, CMYK, HSB…) y un largo y aburrido etcétera. Para acabar teníamos que darle aplicación a toda esa teoría, jugar con sus combinaciones, probarlos en diferentes formas, diferentes fondos…y para entonces yo ya estaba aterrado, saturado y agotado de tanto cromatismo, así que aún a riesgo de suspender, entregue casi todos los ejercicios en gris, con diferentes tonos e intensidades.

 

No recuerdo, o no quiero recordar lo que saqué en ese ejercicio, pero sin duda, la justificación que di en ese momento de mi trabajo me sigue sirviendo, unos cuántos años más tarde, para justificar el uso, o no uso del color, era algo así como: Profesora, creo que el color nos tiene engañados, lo usamos como muleta para apoyar nuestros logos, portadas, títulos o revistas cojas. Pocas veces he visto usar el color con verdadero sentido y utilidad, más allá de ser un adorno o un recurso que distrae. Si yo hago algo realmente bien, realmente destacable, no necesitaré el color para nada, un logotipo (más bien imagotipo) tiene que hablar por sí mismo, tiene que transmitir y contar una historia y el color no hará más que distraer la atención de esa historia.

 

No digo que no se use, todo lo contrario, una vez conseguido la forma, la esencia, cualquier color, adaptado a la circunstancia servirá para seguir transmitiendo lo que queremos sin perder fuerza. Por tanto, yo diseño siempre en blanco, gris y negro, después juguemos.

 

Esta idea, no es más que una derivación aplicada al color de la sencillez que creo que tiene que primar en cualquier tipo de diseño, gráfico, industrial, arquitectónico… y que actualmente comienza a imponerse en el mundo de las marcas, cada vez más logotipos se están simplificando y neutralizándose, para según el caso, adoptar diferentes colores.

 

Decidme que opináis, que nota creéis que saqué en el trabajo o si me flipé ese dia, cualquier cosa que os apetezca, y como siempre, seguimos vivos en el Podcast.

 

Si quieres que hablemos de algo en particular que te interese, y formar parte de este proyecto tan especial,  o necesitas resolver alguna duda o  te puedo ayudar en la que sea que pueda, espero tu mensaje por aquí